Consejos para sobrevivir al desempleo

por | 09/13/2016
 

Muy buenas a todos otra vez, en esta ocasión tenemos un invitado especial en el blog de xFin Radio y este es Carlos Herreros, un coach personal que ayuda a recuperar la motivación y el ánimo a personas que, por diversas circunstancias de la vida, la han perdido. Así que, voy a dejar que haga su entrada en la que os contará un caso de una persona que le envió un correo electrónico preguntándole acerca de qué podía hacer al haberse quedado en el paro.

¡Adelante Carlos!

Muchas gracias chicos, bueno, pues como bien han dicho, soy Carlos Herreros y lo primero que quiero decirte es que estés donde estés, independientemente de si estás solo o acompañado, intentes hacer de ese lugar algo especial, un espacio en donde se cultive la cooperación y la positividad y el ánimo de seguir adelante. Porque estas dos cosas son los pilares fundamentales que en última instancia determinarán tu futuro.

He recibido muchas comunicaciones, muchos contactos a través de mi página web y también a través de las redes sociales y, hoy quiero compartir con todos vosotros uno en concreto. Este es al caso de alguien que me escribe diciendo: ”estoy en paro, qué puedo hacer.”

Ante todo, sigue adelante

carlos herreros

Bien es sabido que el paro es una situación y un problema colectivo que, quizá, pueda ser el más grave que ha tenido -y sigue teniendo- España durante estos últimos años, y luego por otra parte está la situación individual de cada persona en concreto. En este caso, me comenta que está muy desanimada y, que de alguna manera, también desesperada, y que yo, como coach, qué le podría decir.

Lo primero que tengo que decirle es que todos, continuamente, tenemos conversaciones con nuestro cerebro. Esto es que, todo el rato estamos hablando con nosotros mismos, y a mí me gustaría que esta persona pensara qué tipo de conversaciones está teniendo con él mismo. Porque, son conversaciones del tipo: yo no valgo para nada, esto es un desastre, no tengo ningún futuro o, por el contrario, son conversaciones del tipo: bueno, el mercado está difícil pero yo voy a hacer todos los esfuerzos posibles, voy a ver cómo me preparo más, cómo puedo aportar más valor y cómo puedo hacerme notar.

Esas conversaciones que tenemos con nosotros mismos duran desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Así que lo primero que hemos de preguntarnos es qué tipo de diálogo estamos teniendo con nuestro cerebro. Si esas conversaciones son positivas o son negativas; puesto que si son negativas hemos de ver cómo podríamos transformarlas en lo contrario.

Hay más gente de la que te piensas dispuesta a ayudar

Hay mucha gente a nuestro alrededor que nos puede ayudar: padres, madres, hijos, amigo; pregúntate: ¿hay gente con la que yo pueda hablar? Porque hay veces que cuando estas cosas se hablan resultan más naturales, menos preocupantes y más fáciles de atajar. Y luego también es importante intentar escudriñar y exprimir al máximo el mercado de trabajo. Pero no solo eso, sino incluso plantearse si a lo mejor sería interesante cambiar nuestras capacidades y habilidades para adaptarse al mismo y, de esta manera, poder seguir avanzado.

En definitiva, el kit de la cuestión es identificar qué tipo de conversación tenemos con nosotros mismos.

Y en tu caso, ¿es una conversación que incita a la búsqueda de nuevos empleos o es una conversación que lleva a hundirnos en el fracaso?

Sea cual sea tu respuesta, intenta que siempre sea la primera.

¡Hasta la próxima!

Vídeo sobre Carlos Herreros:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *