Dos años para encontrar trabajo al dejar los estudios

por | 09/06/2016
 

¿Cuánto tiempo tardan los jóvenes españoles en incorporarse al mercado laboral desde que abandonan sus estudios?

Una pregunta sobre la que se ha especulado pero a la que, hasta ahora, nadie había encontrado una respuesta exacta o con cierto rigor científico. El Instituto Nacional de Estadística (ine) ha llevado a cabo un pormenorizado estudio para poner cifras al debate abierto sobre la empleabilidad de los jóvenes. El resultado del trabajo es la Encuesta de transición de la educación al mercado laboral, elaborada en el seno de la Encuesta de Población Activa (EPA), en el segundo trimestre de 2000. Es la primera vez que en nuestro país el organismo estadístico oficial desarrolla un trabajo de esta naturaleza. Entre 1990 y 2000, según la encuesta, 3.288.500 jóvenes españoles de entre dieciséis y treinta y cinco años salieron del sistema educativo por primera vez –tanto por interrupción, como por abandono o finalización de sus estudios–. De ellos, declaran haber buscado empleo 2.492.400 (el 75,8 por ciento)

Entre los que buscaron trabajo, lo encontraron 1.936.400 jóvenes (el 77,7 por ciento), que tardaron una media de veintiocho meses en comenzar a trabajar.

Edad y autonomías

La mayoría tiene entre dieciséis y diecinueve años cuando deja de estudiar por primera vez (el 33,5 por ciento). El segundo grupo de edad en importancia es el de los menores de dieciséis años, que representa el 24,1 por ciento (791.100 de un total de 3.288.500). Es decir, casi la cuarta parte de la población sale del sistema educativo antes de la edad establecida para la enseñanza obligatoria (dieciséis años).

desempleo-juvenil

Las comunidades autónomas que presentan mayores porcentajes en este grupo de edad son Extremadura (39,6 por ciento), Murcia (35,4 por ciento), Castilla-La Mancha (34,5 por ciento) y Andalucía (32,4 por ciento). En el extremo opuesto, País Vasco y Navarra son los territorios donde menos alumnos dejan de estudiar antes de esa edad (8,7 por ciento y 9,6 por ciento, respectivamente).

También existen diferencias considerables entre las comunidades autónomas en el tiempo empleado para encontrar trabajo tras dejar los estudios. La media nacional es de 28,6 meses, es decir, casi dos años y medio. Sólo cinco comunidades se encuentran por debajo de ese tiempo. Navarra obtiene el mejor resultado, seguida, por este orden, por Aragón, la Comunidad Valenciana, Cataluña y Castilla y León(ver gráfico). Murcia iguala la media estatal. El resto de las comunidades y Ceuta y Melilla la superan –las estimaciones de las dos ciudades autónomas no se publican desagregadas porque el tamaño de la muestra no lo permite, explica el INE–.

Nivel de formación y sectores

Como cabría esperar, el nivel de formación es uno de los más influyentes en materia de empleo. De los que encontraron trabajo al dejar la educación, el 47,4 por ciento tenía estudios superiores; el 26,5 por ciento, habían alcanzado la primera etapa de Secundaria; el 21,8 por ciento habían llegado hasta la segunda etapa de Secundaria; y sólo el 4,3 por ciento de las personas analfabetas o con estudios primarios consiguieron un empleo.

El tiempo medio para encontrar trabajo desciende gradualmente a medida que crece el nivel de preparación. Las personas analfabetas o que sólo han pasado por la educación primaria –agrupadas en la encuesta– necesitan cuarenta meses como media para emplearse; los que han llegado hasta la primera etapa de la Secundaria tienen que esperar treinta y seis meses; los que han alcanzado la segunda etapa de la Secundaria están sin trabajo veintinueve meses; y los que tienen estudios superiores, casi veintitrés meses.

En este capítulo, llama la atención el grupo de mujeres con menor formación –analfabetas y educación primaria–. Es el colectivo que más tiempo tarda en comenzar a trabajar: cuarenta y cuatro meses, es decir, más de tres años y medio.jovenes-en-el-paro

De los casi dos millones de jóvenes que se incorporaron al mercado laboral tras dejar el sistema educativo durante los últimos dos años, más de la mitad se colocaron en los servicios (52,4 por ciento). El resto de sectores económicos registran cifras mucho menores. En el industrial comenzaron a trabajar el 17,8 por ciento; en la construcción, el 8,8 por ciento; y el sector agrario registró solamente el tres por ciento.

– Más información sobre el empleo juvenil aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *