Siete consejos para padres, amigos o familiares en paro

por | 09/17/2016
 

Hoy traemos un artículo que estamos seguros te gustará. Y es que, hoy en día la situación, no solo en España sino también en todo el mundo en cuanto a desempleo se refiere, es cada vez peor. Sí, es posible que hayan momentos en el que la Economía esté mejor y en los que notemos que el panorama financiero empieza a cambiar, pero aquí de lo que se trata es de ponernos en acción, de tomar las riendas de nuestra vida y de no quedarnos esperando a que sea otro el que nos contrate.

No se trata de buscar trabajo sino de crearte uno

Es por ello que todos, o casi todos, tenemos conocemos padres, amigos o tenemos un familiar en el paro que está buscando trabajo y al que, por supuesto, queremos ayudar pero, seguramente, no sabemos exactamente cómo hacerlo.

Lo cierto es que el tema es un pelín complicado. Porque estar desempleado no es una situación fácil de sobrellevar ni de explicar al entorno, y cada quién es cada cual y se enfrenta a la situación de distinta forma. Pero nosotros estamos empeñados en ayudar -o deberíamos- y, cómo lo que queremos es hacerlo bien, pues tendremos que seguir las recomendaciones que nos hacen los expertos en la materia.

consejos para ayudar a personas en paro

Antes de empezar, me gustaría recomendarte un blog sobre consejos para padres, en el que un padre de familia a cargo de 7 monstruitos comparte sus recomendaciones y opiniones sobre temas de actualidad que os ayudarán a que el bienestar de vuestros hijos mejore de manera exponencial. Si quieres ir a su blog, haz clic aquí.

Sin más dilación, vamos a proceder a enseñarte 7 consejos con los que poder ayudar a una persona en paro.

1. Apoyo moral

Lo primero y más importante si queremos ayudar a un amigo o a un familiar es quedar con él de forma habitual, comprender cómo se siente y hacerle saber que estamos ahí para lo que necesite.

Porque la soledad, ya sabemos, es el peor enemigo de quien está buscando trabajo. Por lo que pasar mucho tiempo sin hacer nada, y dar lugar a momentos que puedan llevarnos a pensar demasiado, puede llegar a resultar contraproducente de cara a mejorar nuestro estado de ánimo.

2. Aconsejar

Siempre está bien dar nuestra opinión y aconsejar sobre temas concretos en los que, de una manera o de otra, nosotros podríamos ayudar. No obstante, esto debemos hacerlo pero sin dar lecciones y, muchísimo menos, sin tirar de tópicos.

Si se hace bien, este es un muy buen punto de partida para aconsejar con fundamento y estrechar aun más la relación con esa persona. Porque aconsejar partiendo de una buena base es tratar de entender cómo es su profesión y el sector en el que esta persona busca trabajo.

3. Equilibrio

Es tan malo involucrarse a tope en su búsqueda de empleo, para no agobiarle, como pasar de puntillas para no molestar; porque al final de la contienda terminaremos perdiendo el contacto. ¿Cuál es la solución? Bueno, pues simplemente tratar el asunto con naturalidad y estar a su lado cuando quiera que sea que quiera hablar del tema.

apoyo moral para personas en paro

4. Actúa

El cuarto consejo y que, se puede poner en práctica hoy mismo si es que no lo has hecho ya, es intentar compartir con este amigo o familiar nuestra red de contactos y presentarles, especialmente, aquellas personas que puedan serle de más utilidad en la búsqueda de empleo; o bien aquellos que les puedan poner en contacto con otros profesionales mejor situados.

5. Intentar que se sientan útiles

Ya sea enredándoles, pidiéndoles que hagan un voluntariado o que nos ayuden a nosotros mismos en algún tema que no podemos resolver nosotros. Pero, aquí no acaba todo, y es que aun se puede hacer más, porque el sexto consejos se trata de que haya…

6. Comunicación

Para conseguir este punto basta con mantenerles al tanto de las ferias y salones que ofrecen empleo y, si fuera necesario, acompañarles para que se sientan más cómodos.

Obviamente, aquí no se trata de que nosotros seamos sus secretarios personales y les hagamos el trabajo sucio, ellos también deberían esforzarse y ser ellos los que principalmente estén activos en la búsqueda de un empleo. Sin embargo, la clave de todo reside en que nosotros seamos ese compañero de viaje que a todos nos gustaría tener en el caso de que nos quedásemos en el paro. Ni más, ni menos.

7. Plan de ayuda

Y para rematar, un séptimo plan, que es nada más y nada menos que convertirnos en entrenadores personales para poder echarles una mano a la hora de redactar el currículum, su carta de presentación o incluso de ensayar la entrevista de trabajo.

Es posible que a nosotros se nos dé mejor el uso del Word o del Excel, por lo que no estaría mal que les hiciéramos saber que estamos a su disposición en el caso de que necesiten cualquier cosa. ¿Verdad que a ti también te gustaría que te echaran una mano si no supieses ni cómo abrir el programa?

Resumiendo, como amigos o familiares no vale solamente estar a las maduras, también hay que estar a las duras. Y es por ello por lo que siempre es aconsejable que nuestro entorno nos vea como una persona que les puede aportar valor, alguien que vale la pena, y una ayuda a la que acudir en el caso de que así fuera necesario.

Si necesitas más consejos de utilidad, recomiendo que le eches un vistazo a este artículo o a este otro en el diario ABC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *